El mercurio y sus riesgos







EL MERCURIO


El mercurio es uno de los contaminantes habituales en los alimentos. El riesgo que supone para la salud depende del tipo de alimento, de su procedencia y del contenido medio en el mismo pero, sobre todo y esto es muy importante, de la cantidad que de ese alimento ingiera una población o un individuo determinado.
El mercurio, un metal pesado que se acumula a lo largo de la cadena alimentaria, alcanza niveles máximos en pescados.

El mercurio en estado natural no es tóxico, pero sí lo son las diversas formas que puede adoptar bien en la naturaleza o bien como consecuencia de procesos industriales o de transformación. Según se desprende de la extensa bibliografía existente acerca de este metal pesado, los polvos y vapores de mercurio se resorben casi completamente por vía pulmonar. Las sales de mercurio producen lesiones en la piel y en las mucosas. Y el metilmercurio, una de las formas más tóxicas conocidas, se disuelve fácilmente en grasa y pasa la barrera hemato-encefálica y la placenta. Tiene potencial mutágeno y teratógeno (como sustancia probadamente nociva para los fetos), por lo que ha sido incluido en la lista de sustancias que afectan el embarazo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), son los organismos encargados de establecer los límites máximos permitidos de contaminantes, lo que se conoce como la Ingesta Diaria Aceptable (ADI). Sin embargo, cada país puede establecer los niveles máximos permitidos de contaminantes en los distintos alimentos. Así ocurre también con el mercurio: en 1988 las autoridades canadienses dividieron la ADI para este metal en alimentos por dos para el caso de niños y mujeres en edad fértil, mientras que casi al mismo tiempo la FDA norteamericana dividía por cinco la dosis semanal tolerable.

Desde la década de 1980 la OMS se ha venido preocupando especialmente por el riesgo que corren los niños. Para el adulto se considera que, con menos de 50 microgramos por gramo (µg/g) de mercurio capilar (índice que refleja la concentración de mercurio en sangre; de más fácil empleo, este indicador es el que se utiliza en la mayoría de estudios), no hay problema alguno. Pero el niño, y más aún el feto cuyo sistema nervioso está en plena construcción, tienen una sensibilidad de cinco a diez veces superior a la del adulto. En el estado actual de los conocimientos, la OMS indica que pueden producirse retrasos de desarrollo en el niño a niveles maternales de mercurio capilar de 10 a 20 µg/g.

Límites de consumo

En los grandes peces marinos la acumulación de mercurio puede superar 500 veces la concentración en agua A nivel internacional tanto la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) como la FSA (Agencia de Alimentación Británica), han recomendado limitar el consumo de atún en lata en mujeres gestantes por su contenido en mercurio y su posible relación preventivo en los países donde sea el atún la especie mayormente consumida (y casi únicamente), pero no en aquellos países en donde la variedad en el consumo de pescados es mucho más amplia. A nivel europeo, una decisión de la Comisión del año 1993 fija el límite de mercurio total en el pescado comercializable de 0,5µg/g de producto fresco, un valor que por el momento convence a los toxicólogos.

En un estudio de dieta total llevado a cabo en España se observó que la ingesta de mercurio estaba muy por debajo de las ADI para este metal, y que era el grupo de pescados, moluscos y crustáceos, el principal suministrador de mercurio a la dieta, como ocurre en el resto del mundo. Curiosamente, a pesar del alto consumo de pescado en nuestro país, la ingesta dietética total de mercurio estaba muy por debajo de las ADI.

La ingesta diaria recomendada de mercurio -es decir, la cantidad que no debe sobrepasarse- es del orden de 46 microgramos por día. Los estudios realizados en nuestro país confirman que no superamos esos índices. Entre las comunidades autónomas estudiadas, la que mayor cantidad por persona y día de ese metal ingiere es Andalucía. Aún así, los 7,93 microgramos allí registrados no llegan al 18% de las ADI recomendadas.

En Francia, una persona ingiere en promedio a lo largo de su vida, 112 µg de mercurio por semana. No es mucho: mil veces menos que las cantidades absorbidas por las víctimas japonesas de la catastrófica contaminación de Minamata, durante la década de 1950 y apenas un poco más que la tercera parte de la dosis semanal tolerable definida por la OMS. Según este organismo, la dosis que puede ser consumida semanalmente a lo largo de la vida, sin incidencia negativa sobre la salud es de 0,47 µg/d/Kg, considerando un peso corporal medio de 60 Kg. En estas condiciones, la ingesta de mercurio no debe rebasar los 300 µg, 200 µg de los cuales corresponde a metilmercurio.

Efectos neurotóxicos

Los efectos neurotóxicos por la acumulación de mercurio en el organismo se han documentado bien después de los envenenamientos ocurridos en Japón e Irak, en los cuales las personas mostraban síntomas de temblor, entumecimiento de miembros y disturbios sensoriales entre otros, debido a la susceptibilidad única del cerebro al metilmercurio.

En los adultos, el envenenamiento debido al metilmercurio se caracteriza por la degeneración focal de neuronas en regiones seleccionadas del cerebro (por ejemplo, corteza y cerebelo cerebrales). En los fetos, se presentan diversos efectos neuropatológicos debido a que son altamente sensibles al metilmercurio. Asimismo, se tiene conocimiento de que dependiendo del grado de exposición del útero, el metilmercurio puede dar lugar a efectos que van desde la muerte fetal a un retraso leve, pasando por una parálisis cerebral severa. Lo que sigue siendo un misterio por resolver es la dosis más baja que deteriora el neurodesarrollo.

¿Eliminarán el riesgo las frutas tropicales?

Recientemente, en el Amazonas brasileño se han llevado a cabo estudios en poblaciones de mujeres que consumen peces en su dieta diaria con el fin de analizar la acumulación de mercurio en su organismo. Los resultados revelan que aquellas mujeres que consumían fruta tropical junto con las comidas de pescados, tenían niveles más bajos de mercurio. Los datos obtenidos permiten deducir que las fibras alimenticias presentes en las frutas pudieron obrar recíprocamente con el mercurio absorbiéndolo y excretándolo. Sin embargo, hacen falta más estudios al respecto para aclarar en que forma las frutas tropicales evitan la acción tóxica del metilmercurio.

En cuanto al consumo de mariscos se refiere, los científicos han comprobado que no hay diferencias significativas en las concentraciones de mercurio entre las madres que residían en las zonas de pesca y las que residían en áreas de no-pesca. Esto es, que no hay diferencia interregional en los productos consumidos a menos que exista cualquier circunstancia especial.

EL MERCURIO EN LA CADENA ALIMENTARIA

El consumo de frutas tropicales se ha asociado a un efecto protector contra el mercurio.
El mercurio es el único metal líquido a temperatura ordinaria. Su color es blanco plateado y se encuentra en las minas en estado nativo, pero principalmente en combinación con azufre. No obstante, se trata de un metal que es posible encontrar en todas partes: el agua dulce contiene en promedio 0,1 µg/l; el agua de mar 0,03 µg/l y el aire 0,005-0,06 ng/m3. La corteza terrestre contiene un promedio de aproximadamente 0,02 ppm de mercurio y su mena más difundida es el cinabrio (HgS).

Disuelve numerosos metales como el oro y la plata dando amalgamas y es atacado por el cloro y el ácido nítrico. La producción mundial de mercurio, en continuo descenso desde los años setenta, procede principalmente de Rusia, España, China, Estados Unidos, México y Argelia.

El mercurio es utilizado en la fabricación de baterías y plaguicidas, en el sector medicinal para amalgamas y desinfectantes, en luminotecnia para bombillas eléctricas y componentes, así como en barómetros y termómetros. Por razones toxicológicas, ha dejado de utilizarse en ungüentos y desinfectantes.

El mayor efecto negativo de la contaminación ambiental por mercurio se produce a nivel acuático, debido a que el metilmercurio (toxina muy potente para el pescado) con el tiempo se acumula en la vida acuática en concentraciones y niveles más elevados. Al ir remontando las cadenas alimentarias, las dosis medidas en los depredadores van por consiguiente en aumento.

A nivel de superficie terrestre, el mercurio que se acumula en el suelo es degradado por microorganismos (biometilación) o se oxida formando Hg2+. La metilación produce metilmercurio que escapa a la atmósfera y se descompone formando mercurio elemental; éste es arrastrado por las precipitaciones.

Estudios en Canadá, han demostrado que los suelos con niveles de mercurio elevado (presumiblemente naturales) que son inundados por el agua, producen altas tasas de metal, dando origen a su vez a una alta acumulación de mercurio en peces. Por otra parte, la acumulación de mercurio tanto en el plancton como en la fauna acuática puede aumentar hasta 500 veces la concentración existente en el agua de mar.

El mercurio sólido como metal puro no es tóxico para el ser humano y, por lo tanto, no implica amenaza alguna. Sin embargo, los polvos, sales y vapores de mercurio son sumamente tóxicos.

En el ser humano, la mayor ingesta de mercurio se debe a los alimentos. Especialmente, al consumo de peces y sus productos derivados debido a su alta retención de metilmercurio. Otro tanto se debe a las amalgamas dentales. La acumulación del mercurio se sitúa en el hígado y en los riñones. Ahora bien, los efectos de la acumulación de mercurio se ven potenciados por ingesta simultánea de cobre, cinc o plomo.

Estudios realizados en diversos puntos del globo terrestre señalan a los peces espada, los tiburones y los atunes frescos, como las especies de mayor consumo y en las cuales se encuentra una cantidad más importante de mercurio. En menores concentraciones, también se encuentra en crustáceos, salmones y truchas cultivadas.


¡OJO CON LOS EMPASTES DE AMALGAMA!

DEMANDA CONTRA SANIDAD POR EL USO DE MERCURIO


EL METAL LÍQUIDO SE INTRODUJO EN VACUNAS INFANTILES Y EMPASTES DENTALES

Diversas asociaciones ciudadanas han presentado una demanda judicial contra el Ministerio de Sanidad “por haber introducido el mercurio en sus programas de vacunación obligatoria y como responsable de la utilización permisiva de mercurio en amalgamas dentales”. La acción judicial también va dirigida contra los laboratorios fabricantes de las vacunas y el material odontológico, fundamentalmente por haber incluido en las primeras un conservante con mercurio, el thimerosal.

Según el texto, la permisividad de la Administración sanitaria con el uso médico de mercurio ha causado un gran daño en la salud pública, por lo que, además de las responsabilidades penales, exigen una indemnización económica. Los demandantes pertenecen a Aldis (Asociación para Prevenir y Sanar Enfermedades Infantiles), Mercuriados (Asociación Española de Afectados por Mercurio de Amalgamas Dentales), Andeco (Asociación que trabaja en la protección de la salud y el medio ambiente a través del ecoturismo), y la Asociación para Vencer el Autismo, problema que, según varios estudios, aumenta por exposición al metal líquido.

El mercurio está considerado como el elemento más tóxico del planeta después del plutonio y el uranio. Dado que se acumula en los tejidos grasos, como el cerebro, es particularmente dañino, aun en dosis muy pequeñas, para el sistema nervioso en formación, es decir, el de los fetos, bebés y niños hasta los 6 años. Paradójicamente, las vacunas incluidas en los calendarios oficiales de la sanidad pública han sido una fuente importante de exposición infantil a la toxina, pues la mayoría de ellas contenían thimerosal. Así vino ocurriendo hasta que, en 2002, diversas asociaciones médicas y farmacológicas de Estados Unidos comenzaron a aconsejar su eliminación ante la pandemia de autismo e hiperactividad que venía sufriendo, y sufre, ese país. Sin embargo, los laboratorios productores de vacunas con thimerosal no sólo no reconocieron nunca el daño causado, sino, lo que es peor, derivaron los stoks a países en vías de desarrollo.

En cuanto a la vía de ingesta de mercurio, la Organización Mundial de la Salud publicó, en 1991, un informe en el que se exponía que la mayor proporción del tóxico encontrado en los seres humanos era consecuencia de desprendimientos de los empastes dentales y no del pescado consumido, como se había creído hasta entonces. La Evaluación Global de Mercurio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) concluye sin ambages que la dispersión de mercurio y sus derivados es “una amenaza mundial” por su peligrosidad intrínseca y por la gran cantidad de población afectada en estos momentos. El mercurio es un metal muy maleable y amalgamable –de ahí sus múltiples usos-, pero es también una conocida neurotoxina que puede dañar el sistema nervioso, los riñones y el hígado, que provoca trastornos mentales y daños en el sistema reproductor, así como alteraciones del habla, la visión y el oído. Los colectivos demandantes citan como posibles consecuencias de la introducción de mercurio en el cuerpo problemas graves como autismo, depresión, artritis, esclerosis múltiple, lupus, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, cándida intestinal, alzheimer, desorden bipolar, esquizofrenia, dificultades en el aprendizaje, hiperactividad, Parkinson y un sinfín de trastornos que alteran gravemente la vida de millones de personas y que, en ocasiones, causan discapacidad severa e, incluso, la muerte.

10 comentarios:

Ana dijo... @ 11 de septiembre de 2008, 18:30

Que cosas se aprende... el otro días en un documental del primer emperador chino salio que en aquella epoca año 550 a.d.c. (aproximadamente) los chinos creian que el mercurio alargaba la vida... que cosas.. eh!!... de echo el primer emperador chino tomaba basante mercurio para alargar la vida.. en fin.. yo no sabia que venia en los peces y esas cosas.. curiosa la entrada!
Un beso!

Sendieva dijo... @ 12 de septiembre de 2008, 0:38

Bueno, me lo leí todo todito jajaja conocía este tema bastante, pero no tan al detalle, lo cual te agradezco.

Como no me ha gustado el pescado nunca siempre decía a mi madre que era malo por eso jajaja para no comerlo...

Y desde pequeña, cada vez que se rompía un termómetro, lo cual era muy habitual, yo andaba por el suelo juntando todas las bolitas de mercurio esparcidas como si fuese un imán, ¡me encantaba!! lo malo es que de mayor averigué por llevar un anillo, que se comía el oro...

Gracias por todo este complemento de información, me pareció muy interesante.

CRIS dijo... @ 12 de septiembre de 2008, 8:37

Hola
ahora no tengo mucho tiempo para leerlo tranquilamente así que te dejo un saludo y vendré a enterarme bien de esto. Algo he leido sobre el tema, pero se me queda corto comparado con toda la información que nos das.
Gracias. Buen finde.

Aguabella dijo... @ 12 de septiembre de 2008, 9:21

Ya estoy de vuelta

Me parece buenisima esta entrada, conocia el tema del mercurio por encima pero ahora nos has dado toda la información para conocerlo más a fondo.

El mercurio me ha gustado desde siempre,tiene ese aspecto que te invita a tocarlo con el movimiento..

Me apetecia estar de nuevo con vosotros.

Un besito

Sensai dijo... @ 12 de septiembre de 2008, 20:10

Uf! llega un momento en el que prefiero no saber lo que estoy comiendo, ahora todo está medio contaminado con algo.

Me quedo con la imagen de una gota de mercurio gigante, cayendo desde muchos metros ...

Saludos!

SILVIA dijo... @ 12 de septiembre de 2008, 23:25

angel, tu informe me asusto bastante ,lo del consumo del pescado ya sabia pero lo de las AMALGAMA no , a mi nene le arreglaron una muela, voy averiguar que le pusieron
gracias por informarnos siempre tan bien
besos

angelica dijo... @ 13 de septiembre de 2008, 2:42

quien lo va acreer
verdad??
no tenia ni idea
siempre es bueno informarse por medios confiables

ami me encantaba jugar con mercurio ver como se unían

y mire hasta donde vino aparar

esta muy bueno lo de el programita de música
yo voy aponer uno,ojala pase a que escuchemos musiquita.

un abrarzo

@ngelito dijo... @ 13 de septiembre de 2008, 21:24

Ana, pues yo tampoco sabía eso que cuentas. Si que se, que en la medicina ayurveda el mercurio puede utilizarse para curar ciertas enfermedades, pero en dósis muy equilibradas. Besos

Sendieva, yo creo que eso del termómetro lo hemos hecho mas de uno y mas de una, jejeje. No veas si mola ver como se mueven las bolitas, jijiji. Besos

Cris, ahí está para quien tenga tiempo y ganas de informarse un poquito mas. Besos

Aguabella, que tal tu vuelta? espero que hayas disfrutado mucho. Te mando un beso.

Sensai, eso que dices a veces nos pasa por la cabeza a much@s, pero yo prefiero saber sobre ciertas cosas y prevenirme, jejeje. Saludos

Silvia, yo tengo empastes de amalgama y la verdad es que ya me los iré quitando poco a poco, porque el mercurio que lleva el empaste, lo he ingerido practicamente todo, porque llevo con esos empastes mas de diez años. Es vergonzoso que se juegue así con la salud sin informar antes de ello. Espero que a tu niño le hayan puesto uno de resina, que son mucho mejores.

Besos

Angelica, eso de jugar con el muercurio nos gustaba a todos, jejeje, pero sabiendo lo peligroso que es, mejor ni tocarlo. Te ha gustado la música? besos

angelica dijo... @ 14 de septiembre de 2008, 1:56

claro que me gusta y mucho le voy diciendo que tiene muy buen gusto
como todo ...

un beso como siempre y hasta pronto

@ngelito dijo... @ 14 de septiembre de 2008, 17:52

angelica, pues me alegro de que creas que tengo buen gusto, tu también ehhh. besitos

Publicar un comentario

 

Cuanto más indefensa sea una criatura, más derecho tiene a que el hombre la proteja de la crueldad humana. Mahatma Gandhi
El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues sus crueldades sobrepasan a las de estos. Leonardo Davinci
El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales. Schopenhauer
La grandeza de una nación puede conocerse por el modo en que se trata a sus animales. Gandhi
Llegará un tiempo en que los seres humanos se contentarán con una alimentación vegetal y se considerará la matanza de un animal como un crimen, igual que el asesinato de un ser humano. Leonardo Davinci
Para los animales todos los humanos somos nazis y toda la vida un eterno Treblinka. Isaac Bashevis Singer
La vida es muy peligrosa; no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa. Albert Einstein
El racista viola el principio de igualdad al dar un peso mayor a los intereses de los miembros de su propia raza, cuando hay un enfrentamiento entre sus intereses y los de otra raza. El sexista viola el mismo principio al favorecer los intereses de su propio sexo. De un modo similar, el especista permite que los intereses de su propia especie predominen sobre los intereses "esenciales" de los miembros de otras especies. El modelo es idéntico en los tres casos. Peter Singer
El hombre puede vivir y estar sano sin que tenga que matar animales para alimentarse. Si come carne se hace culpable del asesinato de los animales, sólo para dar gusto a su propio paladar. Tolstoi
Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos los animales, reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra dolor y la muerte no podrá cosechar ni la alegría, ni la paz, ni el amor. Pitágoras
Los animales existen en el mundo por sus propias razones. No fueron hechos para el ser humano, del mismo modo que los negros no fueron hechos para los blancos, ni la mujer para el hombre. Alice Walker
La gente dice con frecuencia que los humanos siempre han comido carne, como si ésta fuera una justificación para continuar la práctica. De acuerdo con esta lógica, no deberíamos tratar de evitar que la gente mate a otra gente dado que esto también ha sucedido desde el comienzo de los tiempos. Isaac Bashevis Singer
Los amigos de los animales: primero acarician a la ovejita, después se la comen frita; primero insultan al pescador, después se comen la trucha al horno. A los cazadores no los quieren, pero el corzo frito sí. Karlheinz Deschner
Mi punto de vista es que todos aquellos que estamos a favor de los animales dejemos totalmente el consumo de carne y también hablemos en contra de él. Albert Schweitzer
La anonimidad de nuestras víctimas del reino animal es lo que nos hace sordos a sus gritos. Luis Rinser
Hay de hecho, sólo dos categorías de científicos que no se oponen a la vivisección: aquellos que no saben suficiente de ella, y los que obtienen dinero de ella. Dr. Werner Hartinger
Las conclusiones obtenidas de la experimentación con animales, cuando se aplican a las enfermedades humanas, conducen a un retraso del progreso, confunden, y perjudican al paciente. Dr. Monelm A. Fadall
Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo. Abraham Lincoln
Cuando un hombre tortura animales en los laboratorios viviseccionistas se lo llama científico, cuando un activista vegano libera a los animales torturados se lo llama ecoterrorista. Luciano Bonfico